6 consejos para vender tu casa más rápido

Existen muchos anuncios de venta de inmuebles que permanecen publicados por un largo tiempo, sin llegar al propósito esperado, es decir, la venta del mismo. ¿Te has preguntado por qué? Si bien es cierto que no existe un manual que facilite la venta de los inmuebles, hay algunos errores que debes procurar evitar al momento de realizar dicho tipo de venta, por eso aquí te dejamos 6 consejos para vender tu casa de manera mas rápida.

No precalificar a los inquilinos

La precalificación es uno de los procedimientos de mayor importancia dentro del proceso de venta, a pesar de que muchos de los vendedores suelen subestimar la mencionada actividad.  Aunque poseer una propiedad vacía pueda causar un mal impacto, admitir a un arrendatario sin precalificarlo con anterioridad, suele generar gastos y molestias innecesarias a diferentes plazos.

La implementación de un sistema de precalificación será vital a la hora de vender una propiedad.

Las características más importantes que debes tomar en cuenta en una precalificación son la existencia de antecedentes legales, reportes de crédito, referencias de empleo como referencias personales y, por último, analizar el promedio de tiempo que el inquilino vive en cada propiedad.

Desconocer regulaciones locales

Muchas de las demandas realizadas a los propietarios han sido resultado del incumplimiento del sistema jurídico, protector de los posibles inquilinos contra la discriminación.

Sin embargo, gran parte de los propietarios desestiman tales regulaciones rigiéndose por su propio juicio para no discriminar. No obstante, este tipo de juicios usualmente infringe las regulaciones existentes en la ley.

Es necesario que tengas en consideración que los sistemas permiten dicho tipo de demandas. De hecho, es usual ver anuncios que motivan a comunicarte con ellos en caso de sentir que has sido discriminado de cualquier forma.

En las regulaciones se encuentra prohibida la discriminación por color, género, raza, estatus familiar, procedencia, discapacidad física o religión. Adicionalmente, estas regulaciones no solo se emplean durante la precalificación del candidato a inquilino, sino también en la relación inquilino-propietario, así que deberás entender y respetar el sistema.

Ignorar el mercado local

Hay muchos sistemas y herramientas que puedes emplear para determinar ciertos factores que son necesarios conocer en una zona o edificio específicamente. Los factores son los siguientes: precio real de renta, ámbito competitivo, cuánto tiempo están las unidades en el mercado antes de ser rentadas, precio según el tamaño y la demanda.

Conocer esta información no solo es relevante al realizar la compra de una propiedad o al instante en que la coloques en venta, sino que también te permitirá vigilar con frecuencia el mercado, mejorando tu capacidad de toma de decisiones.

Negarse a negociar

Declinar ofertas por sistema, es una demostración de que el propietario no se encuentra preparado. Un error común es no tomarse en serio al primer interesado en ofertar. Muchas personas suelen desestimar a tal cliente pensando que en un futuro encontrarán ofertas más atractivas. El inconveniente surge cuando las ofertas no se presentan más y se desecha una potencial oportunidad de vender.

De hecho, en muchas ocasiones sucede que el arrendador termina vendiendo la propiedad por un precio muy por debajo de la primera oferta que le fue ofrecida. Es por ello que, si desempeñas el papel de inversionista, es imprescindible que tengas conocimiento del desenvolvimiento del mercado local o simplemente cuentes con un asesor inmobiliario que pueda orientarte. Debes ser competitivo, sin dejar de establecer límites.

No tener un buen equipo en el área

Un factor primordial en el negocio de compra y venta de propiedades es contar con un grupo de expertos en las áreas pertinentes a la inversión, teniendo cada participante que aportar soluciones y orientaciones en el campo en que se desempeñan respectivamente. Por lo general, tal equipo está formado por: administrador de propiedades, abogado de desalojos, contador con experiencia en bienes raíces y, por último, un corredor inmobiliario.

No tener un mantenimiento adecuado

Por lo general, los propietarios le dan la atención necesaria a las propiedades cuando surge algún problema. No obstante, con el mantenimiento adecuado se evitarían este tipo de inconvenientes que pueden resultar incluso más costosos.

Según la antigüedad de la propiedad, se recomiendan mantenimientos de prevención cada dos o tres meses (dependiendo de la antigüedad del equipo y las condiciones del mismo) de los equipos como electrodomésticos, plomería, acondicionador de aire, entre otros.

Además de ello, esta tarea permite visualizar el estado en el que el arrendatario mantiene la propiedad, dejando observar si en el sitio residen personas o mascotas no autorizadas en el acuerdo.

Recuerda que estos fueron algunos de los factores o actividades más relevantes que debes evitar con el propósito de lograr tu objetivo: la venta de una propiedad. No olvides seguir dichos consejos y tendrás el éxito asegurado en tus futuras ventas.