¿Cómo debe estar compuesto un grupo de inversores y qué consejos seguir para un buen negocio de arrendamiento?

En un negocio como estos es fundamental conformar un equipo de profesionales en diferentes áreas con el objetivo de que puedan ayudarte a invertir y al mismo tiempo administrar tu inversión.

Es importante que cada integrante aporte soluciones de acuerdo al campo que se le haya asignado y al cual se han especializado.

Para que el grupo esté completamente consolidado deberá constituirse de la siguiente manera:

  • Administrador de propiedades

Es quien ayuda y auxilia a los inquilinos y, realiza la cobranza de la renta y servicios de condominio.

El mismo se ocupa de solventar cualquier contratiempo por pagos retardados y pagos sin fondos. Además se dedica a reparar o reemplazar artefactos dañados, contactando al personal calificado en el área de fontanería, electricidad, entre otros.

  • Corredor inmobiliario

Se encarga de buscar propiedades de inversión y estudiar  el mercado de compra y renta.

A su vez, realiza la búsqueda y cambio de inquilinos, sin dejar de lado la realización de los contratos de compra-venta.

  • Abogado de desalojo

Es la persona que brinda asesoría y representación en el ámbito legal. Tiene que ser preferiblemente un abogado especializado en la materia de desalojo para garantizar un mejor desempeño.

  • Contador con experiencia en bienes raíces

Su rol es organizar y estructurar la compra y establecer las tácticas correspondientes a los impuestos y sucesiones.

También es la persona que tiene la responsabilidad de efectuar las declaraciones una vez al año.

Recomendaciones para lograr el éxito en un negocio

Ahora bien, cuando te asegures de contar con cada uno de los profesionales recién mencionados, comienza a seguir los siguientes consejos:

  • Diseña una buena tasa de pago

Cuando se hace referencia a propiedades de renta, el ingreso primordial es el canon de arrendamiento. Por eso es que debes valorar y fijar un precio honesto y que al mismo tiempo sea atractivo para poder rentar la propiedad a la brevedad posible.

Para lograrlo es esencial tomar en cuenta las adquisiciones más recientes del mercado. Hacerlo te otorgará el verdadero coste de renta de tu propiedad.

De igual modo debes darle más importancia a las propiedades que se alcanzaron rentar y no a las que continúan disponibles.

  • Diferencia el mercado de renta y el mercado de compra

Es importante que los propietarios comprendan que la valorización sentimental o financiera que puedan tener por su propiedad no tiene ningún vínculo directo con la  existencia  del mercado de renta.

Otro aspecto que cabe destacar es el aumento indebido de la renta puesto que los dueños no deben subir el alquiler ni siquiera por remodelaciones o aumento de condominio. Lo que se debe hacer es regirse por los precios que se manejan en el mercado.

  • Renueva el contrato

Cuando se habla de renovar se hace alusión a innovar, cambiar, a contar con variedades. Es por ello que la renovación de contratos de alquiler es una buena opción para evitar gastos, ya que te liberas de obligaciones que tendrás que asumir si continúas con un mismo contrato.

  • Conserva a los arrendatarios de calidad

Al momento de alquilar una propiedad es elemental la relación que se tenga entre el dueño y el ocupante.

En este sentido, si tu inquilino es puntual con el pago de su renta, cuida las instalaciones, procura no molestar y no ocasiona quejas de ninguno de sus vecinos por su comportamiento, no debes pensarlo mucho, estás tratando con un ocupante responsable.

Por ello no debes dejarlo ir. Haz lo posible para que el mismo renueve su contrato. En este escenario los aumentos de la renta se pueden negociar puesto que no es recomendable que pierdas un buen cliente por intentar incrementar un poco tus ingresos.