Técnicas Infalibles Para Los Inversionistas En Propiedades En Alquiler

Al hablar sobre inversionistas, hay que tener en cuenta la definición de ese término para comprender bien todo lo relacionado al ingreso de dinero como tal. Eso es lo que es un inversionista, una persona que trata de obtener dinero convirtiendo ciertos instrumentos en instrumentos financieros. ¿Qué quiere decir esto? Que los inversionistas dan dinero a diversos instrumentos para obtener una mayor cantidad. Todo se basa en eso, en los ingresos, en la cantidad que vaya entrando y en no dejar que nada salga y que no haya pérdidas.
Desde temprana edad, todos alguna vez hemos jugado papeles casi iguales, por lo tanto, esto de “invertir”, a pesar de que suene lujoso, es más cercano de lo que crees. Pero, todos los inversionistas tienen un problema: saber qué pasos dar, saber qué estrategias seguir para no perder nada, para que, de este modo, las ganancias aumenten y las pérdidas finalmente desaparezcan.

Establece el canon de arrendamiento correcto

Cuando se invierte en una propiedad, el canon de renta es el principal ingreso. Por eso debes establecer el mejor precio pero también uno bastante atractivo en el mercado para que se pueda rentar la propiedad tan rápido como sea posible. Hay que comparar los precios en el mercado para así tener un valor real de la propiedad. También es muy importante tomar en cuenta lo que se hizo y no lo que no se ha hecho, es decir, las propiedades que se lograron rentar y no las que allí siguen disponibles. No trates tampoco de abusar ni de cobrar un poco más por encima del mercado, esto no hará que tengas más ganancias, esto puede hacer que la unidad pase meses sin rentarse y sucederá lo que tanto temes: perder dinero.

La renta y la compra no están relacionadas de ninguna forma

Existe un mercado de renta y un mercado de venta, son dos mercados completamente diferentes y cada uno es bastante específico en su campo como tal. El hecho de que las rentas deban subir porque se hacen reparaciones o porque el valor de la propiedad subió, no tiene nada que ver con lo que el inquilino debe pagar. No hay ninguna relación allí entre las dos cosas, y subir precipitadamente los precios fácilmente puede ahuyentar a los inquilinos y hacer que tengas más pérdidas que ganancias.

Piensa en renovar los contratos cada vez que puedas

Hay muchos factores que deben ser analizados y tomados en cuenta cuando se piensa en renovar un contrato. Desde el punto de vista financiero esta puede ser la mejor decisión que tomes y la renovación es mucho mejor que todo lo que implica el primer contrato. Con la renovación se evitarán cosas como mejorar la propiedad, todo lo que la involucre, la pintura, la limpieza y demás, pues eso sale de tu bolsillo, para ponerla una vez más en el mercado y para que alguien vuelva a rentarla. Pues así también se elimina la búsqueda del mejor inquilino y de todas las negociaciones que deben hacerse, las cuales duran muchísimo tiempo lo cual no genera ningún ingreso y esto no es lo que se desea. Cualquier tipo de comisiones puede ser mucho mayor en el primer contrato y no en renovaciones.

Si el inquilino es bueno, no lo dejes ir

Un ejemplo que te ayudará a conocer a fondo de qué va esta estrategia, es el siguiente: tienes un negocio, una panadería, muchas personas entran y salen y la cara de mal humor es inenarrable, pero hay sólo una persona que va absolutamente todos los días, esa persona es la única que te produce ingresos sin ninguna falta: a esa persona no la debes dejar ir. Lo mismo ocurre en todo este asunto. Si el inquilino paga cuando debe, no da ninguna queja, y no molesta, entonces él es el candidato perfecto.
Recuerda que debes desear ganancias, las pérdidas deben ser evitadas a toda costa y de la mejor manera posible. Eso es lo que un inversionista en este campo aspira. Y con todas estas estrategias seguramente alcanzarás un nivel de eficacia increíble para evitar cualquier error y ganar, ganar y nada de perder.
Es fundamental que tengas presente que no son estrategias que requieren de un alto esfuerzo. Por el contrario, son estrategias simples que si las sigues, pueden ser de gran ayuda.
Lo que menos esperas es estar con una vivienda allí sin ningún inquilino interesado en ella. Sigue estas estrategias con cuidado y sin duda alguna saldrás ganando.